Embutidos

La vida en los pueblos y aldeas de la zona está muy marcada por los diferentes rituales o costumbres tradicionales, entre las que destaca el samartín o matanza del cerdo que aún hoy día sigue presente. Estas costumbres han contribuido que todos los productos procedentes del cerdo y en especial los embutidos, sigan muy arraigados en la gastronomía canguesa.

A nadie se le escapa el protagonismo de chorizo y la morcilla, aparentemente sencillos y cotidianos, pero indispensables en la elaboración de platos como la fabada o el pote de berzas. En Cangas del Narcea también se elabora la l.linguaniza, otra variedad del chorizo, y la andocha o andoya, que se elabora a base de carne del lomo del cerdo en tripa ancha y que se consume cuando ya está bien curada.

Otros embutidos más peculiares de esta comarca son el chosco y el butiel.lo.

El chosco ha sido recientemente reconocido con la Indicación Geográfica Protegida Chosco de Tineo, de la que también forma parte municipio de Cangas del Narcea, entre otros. Se elabora con carne de la cabecera del lomo y lengua, todo ello adobado con sal, pimentón y ajo, embutido en el ciego del cerdo, ahumado y curado. Presenta un color rojizo característico, forma redondeada y peso variable entre 500 y 2.000 gr. Se comercializa en piezas enteras, crudo o cocido. Aunque se puede consumir crudo (una vez curado), lo habitual es cocerlo y, en ocasiones, acompañarlo con patatas cocidas.

El butiel.lo es un embutido primo del botillo leonés. Se elabora con la parte del hueso que queda después de sacar las tiras de lomo para las andochas, rabo, alguna costilla y trozos de carne. Se adoba y se embute en la tripa más ancha y fuerte y se cura. Su aspecto exterior presenta unos inconfundibles salientes aristados que perfilan los huesos. Se consume cocido, generalmente acompañado por cachos (patatas cocidas) o por verduras.

Fábrica de embutidos, chacinera

Embutidos Santulaya:

Es una empresa especializada en la elaboración de productos cárnicos de primera calidad. Exquisiteces como embutidos artesanales, salazones y platos precocinados tan tradicionales como el cocido y la fabada asturiana.